Organización Mundial de la Salud

Con el fin de conmemorar la fundación de la Organización Mundial de la Salud, cada 7 de abril, desde 1950, se celebra el Día Mundial de la Salud, en el cual se destacan temas de interés que son importantes para toda la comunidad internacional.

Este año, el tema central fue la urbanización y la salud, por lo que en esta ocasión se buscará promover la apertura de los espacios públicos, ya sea para realizar actividades en los parques, reuniones ciudadanas, campañas de limpieza o cerrar parte de las calles al tránsito de vehículos motorizados.

La urbanización y la salud, ¿en qué consiste?

Para la OMS, la urbanización constituye un reto para la salud pública, pues prácticamente todo el crecimiento demográfico durante los próximos 30 años tendrá lugar en las zonas urbanas, por lo que este fenómeno no tiene plazo para desaparecer.

De lo anterior se desprenden diversas cuestiones, como la afectación al abastecimiento de agua, al medio ambiente, la violencia y los traumatismos, las enfermedades no transmisibles y sus factores de riesgo como el uso de tabaco, una alimentación poco saludable, la inactividad física, el uso nocivo del alcohol y los riesgos asociados a los brotes de enfermedades.

Es así que se encuentra implicados varios retos:

  • La situación de pobreza en las zonas urbanas ocasiona que las personas en estas condiciones padezcan de forma desproporcionada una amplia gama de enfermedades y problemas de salud, además de un mayor riesgo de violencia, enfermedades crónicas y algunos padecimientos transmisibles como la tuberculosis y el VIH/SIDA.
  • En este contexto, para la Organización, los determinantes sociales de la salud van más allá de lo asociado al tema sanitario, también están incluidas las infraestructuras, el acceso a los servicios sociales de salud, la gobernanza local y la distribución de los ingresos y las oportunidades en materia de educación.

Algunas de las soluciones que plantea la Organización Mundial de la Salud para hacer frente a las causas fundamentales de los anteriores problemas sanitarios, tienen que ver con la planificación urbana. Con ésta se pueden promover hábitos saludables y la seguridad mediante inversiones en transporte activo, el diseño de zonas destinadas a la actividad física y la aprobación de reglamentos contra el tabaco y a favor de la inocuidad de los alimentos.

De acuerdo con la OMS, la mejora de las condiciones de vida urbana en las esferas de la vivienda, el agua y el saneamiento tendrán un efecto muy importante en la mitigación de los riesgos sanitarios. “Una ciudad integradora que sea accesible y dé calidad de vida a todas las edades beneficiará a todos sus habitantes”.

Para llevar a cabo estas medidas no se requiere necesariamente de mayor inversión, sino que implican un compromiso para que los recursos sean destinados a las intervenciones prioritarias.

Fuente: Organización Mundial de la Salud

Deje un Comentario

 




Rss Feed Tweeter button Facebook button Delicious button